José Angel Lucas

Y me llamas de amigo
Cuando mi cabeza sobre tu pecho
No ha vuelto a estar recostada
Cuando a menudo nos sacude el miedo
Cuando he perdido tu espalda
Cuando encontramos solo vacio
Mi amigo.


-¿Por qué te lo has llevado?
-Es mi trabajo, la misión de mi existencia
-Tú no tienes existencia
-Yo vivo en ti, en todos vosotros


-El primero en un solo día, el primero en solitario, el primero en el duro invierno ¿Y te sorprendes? ¿Acaso crees que la montaña iba a soportar tanto desparpajo sobre su faz poniente?
-Resolvió los tres problemas, la Norwand, La Dülfer de la Cima grande, y el Espolón Walker, se merecía algo más, tenía un mundo por delante.
-La osadía tiene un precio, y todos tienen que pagar. No hay excepciones.
-Solo veintidós años, ¿no te da vergüenza, acaso no tienes sentimientos?
-Dieciséis tan solo tenía su afortunado compañero; Fernando Villa Benayas, ¿Acaso te olvidas de él?
-¿ Demasiado joven para ti tal vez?
- Quizás
-¿Y tienes qué nombrarle con todos sus apellidos? Pues que sepas que para nosotros es solo “Piviu” ¿Pero, y  a quien ofendieron si es que puede saberse?
-No se trata de ofensas, sino de darlo todo.
-Pues claro, hay personas que no se andan con medias tintas, y José Angel Lucas construía su vida a base de vencer monstruos, no tenía tiempo para perder.
-Tú lo acabas de decir
-¿Qué es lo que acabo de decir?
-Todos tenemos un tiempo, el Aprovechó el suyo.
-¿Me estás diciendo que tenemos escritas las obras a realizar, como si la vida fuera un cuaderno de trabajo que tiramos a papelera una vez terminado?
-A veces vuestra vida es intensa, y un astro que brilla con doble intensidad, vive la mitad de tiempo que otro que apenas si resalta.

-Cada vez que un hermano se va, nuestra soledad se hace más profunda, y nos sumerge en la melancolía. Solo nos queda llorar.
-Me conmueves, acabaré creyendo que estáis colmados de sentimientos.
-¿Qué sabes tú de sentimientos?
-Siempre podrás recordarle
-Ni siquiera tú podrás quitarme eso. Ni siquiera tú podrás impedir que su recuerdo me empuje.



ABC martes 26 de junio de 1.973 edición de la mañana pág. 89

MONTAÑISMO

LUCAS FALLECIO EN EL MONT BLANC; VILLA RESCATADO CON VIDA

Los dos montañeros españoles, aparecieron juntos, liados con cuerdas uno a otro: se supone que sufrieron una caída, a causa de una avalancha



Presiento un amigo
Que no conocí
Porque mi principio
Fue después del fin. 



8 comentarios:

MCB dijo...

Gracias. Un post diferente, me gusta

JONCHU dijo...

Exquisito y sentido texto compañero ... felicitaciones

carlos dijo...

Me alcanzó la notícia a la salída del colegio...cuando empezaba a soñar con montañas imposíbles. Oir su nombre...me transportaba a otros lugares. Quería ser como él y recorrer esas murallas que parecían no tener secretos...ante su maestría.
Enhorabuena Tripperworld...por arrojar historia.
Carlos Gallego.

MCB dijo...

He releido la entrada y cuanto mas la leo mas me gusta y mas me emociona. Es perfecta y emotiva.
Le conoci y ademas de un magnifico escalador, Jose Angel era una magnifica persona, asi que justo era que se hiciera un recuerdo tan excelente como el que has hecho. Siento si soy repetitiva pero es lo que siento y necesitaba decirlo.
Gracias por hacerlo tan bonito.

carlos jarque dijo...

Al igual que Carlos la noticia me dió de lleno, me dejo frio, perplejo, no podía ser, pero si, así es esto.
Los montañeros madrileños tenemos una dependencia desde entonces con los Picos, al menos los de mi generación, muy fuerte, y en especial con el Naranjo; Jose Angel nos representaba a todos.
Bendita memoria.

Skaterboy dijo...

Gracias Tripperworld……
Que mejor tributo que este vivo recuerdo….
Como dicen los dos Carlos, la noticia de su accidente en la Jorasses; a toda nuestra generación de escaladores madrileños, nos hirió profundamente…….
Éramos algo más peques, pero íbamos a rebufo de su estela…..
Me hace revivir nuestros encuentros en “El Tolmo” al final de cualquier día de escalada….donde nos contábamos todos los pormenores…donde dábamos forma a nuestros sueños……
Me hace revivir, esos largos viajes en tren y autobuses cargados de mochilas a
Picos de Europa….persiguiendo uno de los primeros sueños…..La Oeste del Naranjo invernal…Que al final él culmino….
Me hace revivir nuestras escaladas en los Galayos…..con los verdaderos compis y amigos, persiguiendo nuestro ingreso en “El G.A.M.E.”….y sublevándonos a aquel sistema y a los “Federativos”…..
Me hace revivir esas subidas a la “Bola”…con aquellos esquís y pieles de foca tan pesados….y que nos llevaba con la lengua fuera y seca….
José Ángel Lucas…… siempre sigue vivo en nuestro corazón….. Toti

Trekking y Aventura dijo...

Mairal, Jose Angel... fueron malos años y se perdio gente estupenda.

Narci dijo...

Yo recuerdo vagamente la noticia... por aquellos días iniciaba mi caminar por las montañas y su aprendizaje.
La muerte de un compañero en la montaña siempre es una tragedia... a la que no he logrado acostumbrarme... a pesar de los años... a pesar de la historia repetida.
Nos queda el consuelo... ¡y el recuerdo!
Porque cada vez que evocamos a uno que no está, por un momento vuelve junto a nosotros.
Gracias por su emocionante relato